Cara a cara: ¿Tiene razón el Madrid al quejarse de los arbitrajes?

Alfredo Duro: Sí

Hasta cuando hay que aguantar este bochorno

No tiene gracia, Cristobal. Ninguna gracia. Lo que está ocurriendo con el arbitraje español, que tiene barra libre para expulsar a los jugadores del Real Madrid mientras hacen la vista gorda con las barbaridades de Luis Suárez y compañía en el Barcelona, se tiene que acabar ya. Y será gracias a una revisión absoluta del sistema, que cuenta con tipos complacientes y faltos de rigor como tú, y que algún día tendrá el valor y el coraje de analizar los motivos por los que gente como Hernández Hernández, De Burgos Bengoechea o Gil Manzano siguen los pasos de glorias azulgranas como Clos Gómez y se acercan al olimpo arbitral barcelonista de esas leyendas inalcanzables que son Ovrebo y Aytekyn . ¿Hay que seguir aguantando este bochorno?

Atropello estadístico

No hay ciudadano en todo el planeta del fútbol, incluido tú, por muchas rayas azulgranas que vistan, que pueda entender el atropello estadístico que supone el hecho de que el Madrid haya sufrido tantas expulsiones en las jornadas que llevamos como el Barça en las ochenta y tres últimas. ¡¡¡Ochenta y tres, Cristóbal!!! Si eso te parece serio deja de escribir y funda un movimiento arbitral en el que sea obligatorio no pitar un penalti en contra del Barcelona, expulsar a un jugador del Madrid en cada clásico, hacer la vista gorda con Luis Suárez y permitir que Messi marque en fuera de juego.

Mourinho tenía razón

Porque eso es lo más grave, que nunca pasa nada. Y no pasa porque al madridismo se le persigue con saña y se le obliga a guardar silencio para no alterar la grandeza de sus conquistas. Qué razón tenía Mourinho cuando señalaba la intolerable protección arbitral que disfruta el Barcelona, que en los últimos siete años, de un total de 26 clásicos, en once de ellos ha visto como «curiosamente» su rival terminaba con uno menos con 12 expulsiones. Y sólo un jugador de tu querido Barça se fue a la calle.

 

Cristóbal Soria: No

Vuestros llantos no tienen ningún sentido

«Jajajajaja». «Jajajajaja». Es la primera reacción que me sale cuando leo y escucho a los aficionados del Real Madrid quejarse de errores arbitrales. «Jajajajaja». «Jajajajaja». Precisamente ellos, que han escrito con letras de molde las páginas más bochornosas del fútbol en nuestro país y en Europa en los últimos 115 años. Ellos, que han levantado títulos europeos manchados con fueras de juego flagrantes y cuando el mundo del fútbol se pregunta cómo puede ser que un jugador como «Casimiro» acabe todos los partidos sin ser expulsado con lo que «reparte». Y va a resultar que el problema ahora es Suárez.

Cosa de colores

Ten claro, Alfredo Duro, que el fútbol de toque que lleva desplegando el equipo de Messi estos años no necesita patadas ni entradas al límite como en tantas ocasiones tiene que recurrir el equipo de Zidane. Y empieza a cansarme que se quiera meter en el mismo saco a jugadores como «Casimiro» y Luis Suárez, siendo el uruguayo el mejor delantero centro del mundo y el brasileño el referente del anti-fútbol actual. Ha recogido el testigo en cuanto a permisividad arbitral para «repartir» que tenían los Fernando Hierro, los Fernando Redondo, los Míchel Salgado… o, si lo prefieres, hablamos de Pepe.

Que se vaya

Me llama poderosamente la atención que en tu súplica al estamento arbitral no hagas alusión al primer gol de tu Real Madrid, que, espero coincidirás conmigo, fue ilegal al subirse Ramos encima del defensor. Pero bien te acuerdas de una jugada de Messi, intrascendente para el resultado ante el Espanyol, en que efectivamente estaba en fuera de juego, consiguiendo el primero de los cinco goles que metió el Barcelona para ser líder de la Liga y empezar mirando al equipo de Zizou por el espejo retrovisor a cuatro puntos. Y como el «Shiquetito» demuestre el compromiso con su escudo que demostró el sábado, me huele a mí que estos llantos y quejas sin sentido se repetirán en muchísimas más ocasiones.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*