El primer gol de la remontada

Resultado de imagen de messi neymar

Lo lograrán o no. Meterán dos, tres, cuatro o cinco goles. Quizás encajarán alguno, pero de lo que no hay duda es de que habrá partido, algo de lo que dudaba todo el mundo hasta hace unos días. El Barça ha logrado, en tan solo una semana, convencerse a si mismos de que pueden volver a jugar con brillantez, han enchufado a un entorno que es pesimista por naturaleza e, incluso, le han metido el miedo en el cuerpo a un PSG que soñaba con venir al Camp Nou para enfrentarse a un equipo con cabezas bajas. Que nadie dude que levantar una eliminatoria de Champions con un 4-0 en contra es prácticamente imposible, pero también es cierto que s hay un equipo en el mundo capaz de hacerlo es el Barça de Messi. Si juegan con la lucidez mostrada ante el Celta, el PSG lo pasará muy mal en el Camp Nou. Luego intervendrá la suerte, la capacidad de resistencia de un gran rival e, incluso, la incidencia del árbitro, pero el espectáculo está servido.

Todos los entrenadores tienen muy claro que una mala noche en una competición como en la Champions significa el adiós a la competición. El Barça tuvo en París esa pájara que arruina el trabajo de toda una temporada, pero en el ambiente se respiraba un sentimiento de claudicación que nada tiene que ver con la calidad de este equipo. Porque lo que queda ya muy claro es que este Barça, si cae eliminado, no lo hará como ante el Bayern de hace unas temporadas en una eliminatoria que agacho la cabeza mucho antes de que se jugara el partido de vuelta. Ahora, el reto se asume con una ilusión que hará grande el partido por si solo y que podría reforzar al equipo a pesar de la eliminación. Ahora le toca a los jugadores hacer su trabajo y a la afición creer. Y a su técnico asumir que éste puede ser un partido histórico. Luego, acabará como acabará, pero hay partido.

FUENTE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *