Volvió Iniesta, volvió el fútbol

  • La asistencia de Andrés a Messi en el primer gol está solo al alcance de los más grandes
  • El capitán solo jugó 55 minutos después de perderse los dos últimos partidos por lesión

Volvía Andrés Iniesta a los terrenos de juego después de perderse los dos últimos partidos por unas molestias en el soleo. Quedó demostrado una vez más que este Barcelona necesita como nadie a su capitán. Cuando el centrocampista manchego está sobre el terreno de juego, el equipo recupera la identidad que le ha servido para dominar el fútbol en los últimos años.

Pese a que el sábado el Barcelona visita el Bernabéu para medirse al Madrid, Ernesto Valverde no dudó en absoluto en poner en el equipo inicial a Iniesta. Nadie que vio la primera parte del capitán podría pensar que llegaba después de una lesión muscular. Iniesta dio todo un recital con el balón en los pies. Era igual que jugara por la derecha que por la izquierda que por el centro. Cada balón que tocaba era una obra de arte.

En tan solo cinco minutos, ya quedó clara la importancia de Iniesta. Primero sirvió un balón claro para Messi (3′) que este remató alto. Después sirvió otro balón magnífico para Alba que cedió a Alcácer y éste a Suárez que marcó pero en fuera de juego.

Dos pinceladas de un maestro inigualable. Dos pinceladas que quedaron empequeñecidas antes de la jugada del primer gol. Allí se vio la grandeza del pequeño manchego. Sólo él es capaz de ver el desmarque de Leo Messi entre una marea de jugadores de uno y otro equipo. Servicio exquisito y el argentino que cedió a Suárez para marcar.

Prueba de la importancia de Iniesta en esta primera parte es que el manchego fue el jugador que más balones tocó del equipo. Movió a sus compañeros como quiso y demostró que las molestias físicas ya están olvidadas.

Tras el descanso, Valverde decidió que con el 3-0 en el marcador ya no necesitaba a su capitán para cerrar el partido y decidió cambiarlo. Pasaban diez minutos cuando el cartel anunció el cambio. André Gomes le sustituyó.

55 minutos fueron suficientes para demostrar la importancia de su presencia en el equipo. Aunque no juegue los 90 minutos (solo lo ha hecho una vez de sus 16 titularidades) cuando está en el campo el sol brilla en el Camp Nou.

 

FUENTE

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*