El once que prepara Quique Setién para ganar en Nápoles

Haz clic en la imagen

Quique Setién afronta su semana más exigente desde que llgó al cargo de entrenador del FC Barcelona, en la que se someterá a una doble prueba de estrés con Real Madrid y Nápoles. El equipo abrirá fuego en San Paolo con un once inicial que apunta a un 4-4-2 y al que regresará Frenkie De Jong.

Aunque pueda parecer que el técnico cántabro ha vivido en una montaña rusa, cuando Setién realmente tendrá la sensación de estar a lomos de un potro salvaje será frente al Nápoles y el Real Madrid, en el regreso a la Champions y con la disputa del clásico. 

La herida del Barça sangra desde la derrota frente a la Roma (3-0) en 2018 y se volvió a abrir en canal con el fiasco de Liverpool (4-0) en 2019. Consciente de ello, Quique prepara el once inicial frente al Nápoles consciente de las limitaciones que condicionan su apuesta futbolística.

El entrenador blaugrana se obliga a ganar jugando bien, pero necesita tiempo -y efectivos- para implantar su estilo; y es consciente de que en la Champions, a día de hoy, es fundamental que el equipo sea competitivo lejos del Camp Nou.

LA BASE DE LA GOLEADA AL EIBAR

El Barça sumó una plácida goleada el pasado sábado frente al Eibar (5-0) con una alineación en la que Setién solo prescindió de Frenkie De Jong, al que dio un respiro. El holandés entró en la última media hora por Sergio Busquets, al que también dosificó. También ahorró algunos minutos a Gerard Piqué y Antoine Griezmann, otros dos jugadores muy exigidos.

Porque todo apunta a que el Barça apostará en San Paolo por un 4-4-2 en el que Setién mezclará en el rombo del mediocampo la capacidad táctica de Busi con el despliegue físico de Arturo Vidal en los vértices, mientras que los carriles interiores serán para De Jong y Arthur Melo. Ambos son jugadores de toque, pero el holandés aporta dinamismo y movilidad entre líneas, mientras que el brasileño es más posicional. La alternativa es mantener a Ivan Rakitic en el once inicial y sacrificar quizás a Arthur si busca un mediocampo más potente.

SIN OPCIONES EN DEFENSA Y ATAQUE

Quique Setién dispone de diferentes alternativas en el centro del campo, pero en la defensa y el ataque las opciones se reducen drásticamente. El intocable -e insustituible- Ter Stegen es un fijo en la portería pese al regreso de Neto. Con las bajas de Sergi Roberto y Jordi Alba, los laterales quedan reservados para Nelson Semedo y Junior Firpo. Solo en el eje queda abierta una incógnita, relativa en torno a quién formará junto a Piqué el tándem de centrales. Aunque ha elogiado a los dos, por el momento Clément Lenglet sigue por delante de Samuel Umtiti.

En el ataque, Leo Messi y Antoine Griezmann son inamovibles por calida y peso específico pero Quique ha dosificado a Ansu Fati, consciente de la enorme exigencia a la que está sometido a sus 17 años y que Martin Braithwaite solo está disponible en la Liga. 

Por supuesto, podría volver al once inicial, pero es más factible que Ansu se quede en la recámara, como una variante en el segundo tiempo en función de cómo se desarrolle el encuentro ante el Nápoles. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies