La razón de las decisiones del VAR en el Barça – Atlético Madrid

La tecnología tuvo que actuar hasta en ocho ocasiones en el estadio de Yeda. Acertó en las jugadas de las manos, tanto el gol anulado a Messi como la no sancionada a Piqué
El fuera de juego es una «jugada factual» que reabre el debate sobre los fuera de juegos milimétricos

Hasta en casi ocho ocasiones tuvo que intervenir el VAR en la segunda semifinal disputada anoche entre el Fútbol Club Barcelona y el Atlético de Madrid. Actuaciones que se ejecutaron conforme al protocolo y desde una sala de VOR donde estaba el valenciano Martínez Munuera, posiblemente ahora el mejor colegiado español en esta faceta junto al vasco Ricardo de Burgos Bengoechea. La primera jugada polémica llegó a los sesenta minutos con la mano de Leo Messi en la acción que acabó acabó en lo que podría haber sido el 1-2 para los azulgranas pero que fue anulado por González González, después de revisar en el monitor.

Conviene recordar que desde esta misma temporada, y tras las modificaciones de la International Board, ya no hay manos involuntarias en las acciones de ataque dentro del área. Que es lo que sucedió con el control del argentino. Aún así Martínez Munuera insto al castellano leonés a que fuera al monitor a revisarlo donde confirmó que esa mano existía y que, aún sin intención inicial alguna, debe ser pitado como mano. La circular del CTA de esta misma temporada sobre los aspectos técnicos lo deja claro en su apartado de las manos. Literalmente dice que «recupere la posesión del balón después de que le toque en la mano o el brazo, para luego marcar gol en la portería adversaria».

En el minuto 73 tuvo que intervenir de nuevo anulando el gol del Fútbol Club Barcelona logrado por Piqué por un fuera de juego milimétrico de Vidal que había dado la asistencia al defensa azulgrana. Se trata de una «acción factual» de VAR donde no hay lugar a dudas. La línea del proveedor tecnológico de Hawk Eye determina que, aunque sea por milímetros, estaba por delante. Esto vuelve a reabrir el debate que lleva reclamando la UEFA si se debe intervenir en jugadas tan milimétricas. Es más, como ya os contamos en SPORT, la intención desde el organismo europeo es que no se intervenga en este tipo de jugadas en las competiciones europeas a partir de la próxima temporada dejando un margen entre 10-15 milímetros.

La tercera jugada no deja lugar a las dudas y se produjo en el derribo de Neto a Vitolo dentro del área que supuso el 2-2 en el marcador para los rojiblancos. Aquí la decisión la adopta el colegiado González González y desde el VAR, aún chequeando la misma como se hace con todas las jugadas, no ven motivos para revocar la decisión del colegiado de campo.

La última jugada polémica llegó en el minuto 82, estando todavía entonces el partido empatada. Contraataque del Atlético de Madrid que arranca Alvaro Morata. El delantero rojiblanco, una vez entra en el área, busca el centro golpeando el balón en la mano de Piqué, llevando esta pegada al cuerpo. La acción fue revisada desde la sala de VAR optando por no considerarla como punible. Decisión que González González adopta a instancias de Martínez Munuera y sin necesidad de acudir al monitor a revisarla, a diferencia de lo que sucedió con la mano de Leo Messi. Esto se explica porque el colegiado internacional valenciano consideró que no había dudas y que la mano de Piqué era totalmente involuntaria. Es decir que no había dudas ni opción de un posible margen de error claro y manifiesto en caso de no pitarla, en cuyo caso si habría instado al colegiado del césped a que acudiera a revisarlo.

También el no sancionar la mano de Pique se explica en la misma circular de Comité Técnico de Árbitros de esta misma temporada. Entre las excepciones donde no debe considerarse como mano está «si la mano o el brazo están cerca del cuerpo y no se encuentran en una posición antinatural con la que se consiga ocupar más espacio». Y es precisamente lo que sucedió con la acción de Gerard Piqué.

En cuanto a las posibles penas máximas, son acciones donde el VAR, una vez revisadas, entienden que no hay un error claro, obvio y manifiesto sobre la decisión de no pitarlo por el árbitro de campo, luego entienden que no deben modificar esta decisión de González González. Este es el caso del posible penalti de Saúl a Vidal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies