Una campaña que no se aguanta ni en Madrid

Ni la prensa internacional, ni los exárbitros ahora comentaristas ni tampoco los periodistas deportivos españoles. La campaña que defiende que hay favores arbitrales al Barça no cuaja ni siquiera en Madrid.

Una campaña que no se aguanta ni en Madrid

Por primera vez en muchos años, los entornos de Real Madrid y Atlético se han unido. Se han unido con un objetivo claro: intentar achacar la victoria del Barça en la ida de cuartos de final de la Champions a la actuación del colegiado teutón Felix Brych. Desde Madrid nace la campaña y en Madrid mismo muere, pues son muchos los que reconocen el error de Fernando Torres con sus dos entradas a destiempo ante Neymar y Sergio Busquets.

En Antena 3, el exárbitro Rafa Guerrero explicaba así su punto de vista de la expulsión. «La roja es justa. Torres llega tarde y golpea a Busquets sin opción de llegar al balón», dijo. En la misma línea opinó Andújar Oliver, de Radio Marca. «Es un error de Fernando. Brych es un árbitro con mucho rigor disciplinario, y la segunda amarilla es justa, correctísima».

En la Cadena SER, el también excolegiado Daudén Ibáñez sí considera que la expulsión es excesiva, aunque ni mucho menos habla de gran error. «La segunda amarilla es rigurosa», cree Ibáñez.

También algunos periodistas se han pronunciado al respecto. Manolo Lama, de Cuatro, dejó entrever que desde el entorno del Real Madrid se está intentado exagerar todo lo sucedido. «Curiosidades del fútbol. Están más indignados los del Real Madrid que los del Atlético», escribió en Twitter. En ese sentido, cabe recordar que los mismos que defienden que Luis Suárez debió ser expulsado por su patada a Juanfran acataron con total normalidad las explicaciones de CR7 cuando el luso hizo lo propio. «Es un acto instintivo», dijo en su día un Cristiano cuya patada, a diferencia de la de Suárez, sí impactó en el rival.

El director de As, Alfredo Relaño, también se desmarca de la incomprensible campaña. «Torres no puede ir a la comisaría a reclamar. Hizo dos entradas bruscas, las dos sin necesidad, la segunda con tremenda imprudencia», escribe Relaño.

En Marca, Marcos López va en la misma línea. «El error fue de Fernando Torres. No puede ir ahí. Le traicionó su euforia merecida».

Por más que duela en algunos sectores de Madrid, que ya se frotaban las manos con el 0-1, la realidad es que el error de Torres -de Torres, y no de Brych- concedió opciones a un Barça que todavía deberá sufrir en el Calderón pero está más cerca de semifinales. Y por consiguiente, algo más cerca de ganar la Champions otra vez. Y eso, como ya sabíamos, provoca miedo en la capital del estado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies